CEMBADA: Zanja en cada uno de los lados de un camino o tierra de labranza para recibir y desaguar las aguas (DEL VOCABULARIO PARAMES).
De igual forma que la "Cembada" este BLOG va recibiendo las aguas de mis impulsos e ideas.

sábado, 25 de febrero de 2012

Libros Acabados: "EL ORO DEL REY"



"EL ORO DEL REY"
(Arturo Pérez-Reverte)

Photobucket


Este es el cuarto título de la serie del "Capitan Alatriste" de Arturo Pérez-Reverte. Hace tiempo lei los otros tres y me gustaron, en este he de decir que me ha gustado aún más. El retrato que nos hace sobre la sociedad de la época de Felipe IV es estupenda. En esta historia nos transporta al asalto de un barco cargado de oro clandestino para devolvérselo al rey.
En uno de los capitulos nos dice lo siguiente:
"El imperio ultramarino creado un siglo antes por Cortés, Pizarro y otros aventureros de pocos escrúpulos y muchos hígados, sin nada que perder salvo la vida y con todo por ganar, era ahora un flujo de riquezas que permitía a España sostener las guerras que, por defender su hegemonía militar y la verdadera religión, la empeñaban contra medio or-be; dinero más necesario aún, si cabe, en una tierra como la nuestra, donde –como ya apunté alguna vez– todo cristo se daba aires, el trabajo estaba mal visto, el comercio carecía de buena fama, y el sueño del último villano era conseguir una ejecutoria de hidalgo, vivir sin pagar impuestos y no trabajar nunca; de modo que los jóvenes preferían probar fortuna en las Indias o Flandes a languidecer en campos yermos a merced de un clero ocioso, de una aristocracia ignorante y envilecida, y de unos funcionarios corruptos que chupaban la sangre y la vida: que muy cierta llega la asolación de la república el día que los vicios se vuelven costumbre; pues deja de tenerse por infame al vicioso y toda bajeza se vuelve natural. Así, gracias a los ricos yacimientos americanos, España mantuvo durante mucho tiempo un imperio basado en la abundancia de oro y plata, y en la calidad de su moneda, que servía lo mismo para pagar ejércitos –cuando se les pagaba– que para importar mercancías y manufacturas ajenas. Porque si bien podíamos enviar a las Indias harina, aceite, vinagre y vino, en todo lo demás se dependía del extranjero. Eso obligaba a buscar fuera los abastos, y para ello nuestros doblones de oro y los famosos reales de a ocho de plata, que eran muy apreciados, jugaron la carta principal. Nos sosteníamos así gracias a la ingente cantidad de monedas y barras que de Méjico y el Perú viajaba a Sevilla, desde donde se esparcía luego a todos los países de Europa e incluso a Oriente, para acabar hasta en la India y China. Pero lo cierto es que aquella riqueza terminó aprovechando a todo el mundo menos a los españoles: con una Corona siempre endeudada, se gastaba antes de llegar; de manera que apenas desembarcado, el oro salía de España para dilapidarse en las zonas de guerra, en los bancos genoveses y portugueses que eran nuestros acreedores, e incluso en manos de los enemigos"
lo cierto es que si sustituimos algunas citas referentes al Imperio por otras más relacionadas al presente es una fotografía bastante exacta de nuestra realidad actual, cosa que podemos ver en los artículos de este fantástico autor.
Claramente nos damos cuanta que en este pais nunca avanzaremos mas que en dirección de subir al poder a los picaros.
Arturo Pérez-Reverte es actual y contemporaneo nuestro,pero Benito Pérez Galdos no lo era y nos describia exactamente las mismas situaciones.
Este país no cambiara nunca hasta que se desmiembre.


Publicar un comentario