CEMBADA: Zanja en cada uno de los lados de un camino o tierra de labranza para recibir y desaguar las aguas (DEL VOCABULARIO PARAMES).
De igual forma que la "Cembada" este BLOG va recibiendo las aguas de mis impulsos e ideas.

lunes, 19 de mayo de 2014

"A CABALLO PERDEDOR"

"A CABALLO PERDEDOR"



Se acerca un nuevo fin de semana de "carreras" en el hipódromo patrio. Los jinetes preparan a sus caballos para el duelo final. Poco importa el número de participantes porque en la cabeza de los entendidos solo dos son los que cuentan para la victoria final.
Uno ya está cansado de oír la misma cantinela: "el azul es el mejor preparado y cuenta con una holgada ventaja", o bien: "es el rojo quien en esta ocasión logrará dejar atrás al azul".
¿Y que pasa con los morados, marrones o verdes, pongo por caso?
Solo los más osados se atreven a apostar por esos otros colores. Pero tal vez no sean osados y tal vez poco les importe obtener beneficios en una apuesta, es más, quizás ni apuesten, simplemente muestran sus preferencias por unos caballos y jinetes que simplemente optan a llegar a meta, sin pretensiones de adjudicarse la bolsa del gran premio.
Así visto es un simple divertimento más, aunque un divertimento que en principio ya nos esta costando un dinero, solo por entrar en el "hipódromo" ya nos cobran una entrada y queramos o no la mayor parte de las veces nos obligan a apostar. 
¡No pierdan su dinero apostando por otros caballos! ¡Solo el azul y el rojo son los que os darán beneficios! ¡El azul vuela más alto! No, ¡el rojo da mejor "olor" y "pureza"!
¿Mejor "olor y "pureza"? Extraña forma de hablar...
Pero yo ya no quiero apostar, pese a que todos los que me rodean insisten en que todos lo debemos hacer. 
¿Acaso ellos saben de verdad quienes son los verdaderos dueños de esos caballos? ¿Quién paga de verdad a los jinetes que guían sus monturas? Si esto les preguntas enseguida surgen peleas. Ese caballo es de nobles ciudadanos; el otro es del pueblo lo crió un  hombre como tu y yo...
Al principio hasta yo mismo entraba en esas polémicas pero poco a poco vas descubriendo la cruda realidad. Un día bajas a los establos y ves a los hombres que dicen ser los dueños del caballo azul. No hay sorpresas. Pero otro día bajas a las cuadras del caballo rojo y ¡oh, no puede ser!
Resulta que te encuentras con los mismos hombre vestidos con sus lujosos trajes y sus criados apartándoles la mierda para que no se ensucien....
Y empiezas a oler la mierda, y no precisamente la de los caballos que con tanta atención separan ante los firmes pasos de esos hombres de pro.
Lo mismo da rojo que azul. Pero aún hay más, otro día te acercas a las caballerizas del marrón, del verde... y encuentras a los criados de esos hombres. ¡No puede ser! te repites anonadado. Solo en una o dos cuadras no encuentras a nadie, solo al escuálido caballo junta a un no menos famélico jinete, pero a lo lejos ves merodear a aquellos mismos personajes.
Y piensas que tarde o temprano se harán con esos, hasta ahora, caballos libres que comenzaran a engordar junto a sus jinetes.
Sí amigos sí. Las carreras están controladas por los mismos hombres. Que gane uno u otro de sus caballos les es indiferente, pero siempre saben elegir el que debe ganar ese día para que la tensión del juego permanezca y nadie se desilusione.
Así que yo de momento jugaré a "caballo perdedor",  haciendo mis apuestas sobre ese caballo que , de momento, creo que ha nadie pertenece. Y si algún día gana o comienza a engordar.....¡mal asunto!, deberé buscarme otro por el que apostar.
¡Ah!, se me olvidaba.... el que espere ganar apostando a ganador que se lo haga mirar....o a lo mejor es que es uno de esos criados que va limpiando la mierda....
Publicar un comentario