CEMBADA: Zanja en cada uno de los lados de un camino o tierra de labranza para recibir y desaguar las aguas (DEL VOCABULARIO PARAMES).
De igual forma que la "Cembada" este BLOG va recibiendo las aguas de mis impulsos e ideas.

martes, 3 de agosto de 2010

Excursión a Puebla de Lillo (León)

Ultimo sábado de Julio y última excursión del mes.
Deberíamos haber salido temprano, pero el cansancio de la semana nos hizo dormir un poco más y partimos bastante tarde hacia nuestro destino.
Niñas y mayores al coche y comenzamos la ruta hacia Puebla de Lillo. Unos 100 km y hora y media de camino. El calor era fuerte pero nada que un aire acondicionado en el coche no pudiera hacer llevadero.
Tras innumerables "cuando llegamos" de la pequeña y un "miedo lloroso" a que nos hubiéramos perdido de la mayor llegamos a nuestro destino donde nos estaban esperando para comer nuestros primos (María Jesús, Ana, y Carlos) y nuestra tía Camila (natural de este hermoso pueblo de la Montaña de León). Desde su  coqueto apartamento se podía contemplar el imponente pico Susaron:



Después de una suculenta comida y tras una tonificante infusión de Te de Monte nos preparamos par la primera salida.

Sideritis sp. pl. (Te de Monte o de Roca)

Cogimos los coches y partimos hacia Cofiñal y subimos hacia el Puerto de las Señales. Tras recorrer unos dos kilómetros desde Cofiñal nos detuvimos en una pequeña zona a la orilla de la carretera donde dejamos los coches. Ahora tocaba andar un ratito descendiendo unos metros por la carretera, hasta que llegamos a un cartel de madera que indicaba que habíamos llegado a "Los Forfogones" del río Porma. Descendimos por una pendiente delimitada con vallas de madera hasta llegar a una impresionante y bellísima cascada.



Desde el puente de madera que cruza el río pudimos disfrutar y realizar diversas fotos de esta fantástica zona.




Desandando el camino recorrido volvimos hacia los coches y antes de llegar me arriesgue a bajar por un terraplén hacia una zona del río donde pude encontrar otra maravillosa cascada que os muestro a continuación:


Ya en los coches tomamos dirección a Puebla de Lillo, pasando de nuevo por Cofiñal. En el cruce de la gasolinera tomamos la carretera del Puerto de San Isidro, hacia la estación invernal de ski. En el camino pasamos por el "Lago de Isoba".


¡ Húndase Isoba, menos la casa del cura y la de la pecadora!, así termina diciendo la leyenda que sobre este lago existe. Cuenta la leyenda que hace mucho tiempo llegaron a este pueblo unos peregrinos que iban pidiendo alojamiento de casa en casa y que en ninguna les atendían, dándoles excusas o echándoles, menos en la casa del cura y en la última, de una vecina que llamaban los del pueblo "la pecadora". Esta mujer no solo les cedió la casa sino la única vaca que poseía y de la cual vivía, dándosela de comida. Al irse los peregrinos le dijeron que tirase los huesos de la vaca al corral antes de que partiesen. Uno de los peregrinos les dio la bendición y de cada hueso salio una vaca. Dando gracias a Dios salió "la pecadora" a contar tal maravilla a la gente del pueblo pero esta, envidiosa, trató incluso de quitárselas. La pobre mujer corrió a buscar a los peregrinos y les contó lo sucedido y entonces fue cuando uno de tales peregrinos pronunció la maldición y el pueblo pereció bajo las aguas, salvo la casa del cura y la de "la pecadora".




Proseguimos nuestro recorrido y llegamos a la estación invernal de San Isidro, desviándonos hacia la izquierda al llegar al alto, hacia la zona del "Lago Ausente". Podemos ver las pistas y telesillas como podéis ver en la foto.


Aquí terminamos la excursión y volvemos camino de Puebla de Lillo donde cenaremos y más tarde daremos un paseo nocturno para "bajar la cena". Durante este paseo recorremos la orilla de uno de los ríos que cruzan Puebla de Lillo (Celorno, Silván y Porma), en este caso el Silván donde pudimos observar, desde el puentecillo iluminado, las truchas.


Durante el paseo pudimos también ver iluminado "El Torreón" donde se encuentra un exposición sobre la cara humana de esta zona: gentes, útiles de hogar, labranza y ganadería,etc. El domingo visitaríamos sus tres plantas y otro edificio donde encontraremos otra exposición que nos descubrirá la zona a través de los sentidos.


Tras este paseo en compañía de Ana y Carlos volvimos a casa dispuestos a dormir y descansar para el día siguiente.
El domingo, una vez repuestas las energías con un buen desayuno salimos a visitar el pueblo y las dos exposiciones citadas anteriormente. De ambas se disfruta pero sobre todo de la Casa del Parque con todo lo referente al Valle del Porma, salas con las diferentes estaciones del año vividas en este valle, sonidos, vídeos, vistas, cajas sorpresa para el tacto...., muy entretenido.




El pueblo esta lleno de casas solariegas, restauradas y algunas convertidas en casas rurales, otras derribadas o desmontadas (¡dicen!) como la "Casa de los Escudos". También, como no, posee una bonita Iglesia.


Vuelta a casa, comida y ultima salida antes de dejar esta preciosa zona de la montaña leonesa. Nos dirigimos hacia la zona final (o comienzo según se tome) de la ruta de "La cervatina". Aquí encontramos una zona con mesas y zona verde donde incluso se podría acampar (alguno ya estaba). Recogimos un poco de Te de monte y de Poleo (en otra próxima sección os indicaré sus usos) y regresamos a casa.

Mentha pulegium L. (Poleo)

Besos, abrazos, despedidas y hasta prontos. La visita terminada, coche y rumbo a casa. Pero antes dos paradas, una en el "Embalse del Porma" y la segunda en Boñar donde había una feria de Artesanía.

"Embalse del Porma"

Boñar (Plaza del Negrillón)

Así termina este fin de semana. Contentos y cansados regresamos a nuestra casa y ya pensamos en la próxima salida.
Publicar un comentario