CEMBADA: Zanja en cada uno de los lados de un camino o tierra de labranza para recibir y desaguar las aguas (DEL VOCABULARIO PARAMES).
De igual forma que la "Cembada" este BLOG va recibiendo las aguas de mis impulsos e ideas.

miércoles, 28 de julio de 2010

Viaje a Madrid.

Como otra de tantas veces, este fin de semana pasado nos acercamos a Madrid. En esta ocasión para recoger a nuestras hijas que habían estado veraneando con su abuelo y su pareja en Málaga. 
Llegamos el viernes por la noche y pudimos ver de nuevo a nuestras "fierecillas". Ya se las echaba de menos. Desde la terraza del piso 15 de su abuelo salí con mis hijas y se veían las luces de los monumentos a lo lejos. Natalia preguntaba "¿y aquello que es? ¿y eso otro? ¿y aquellas luces claras de mas allá?. Yo le iba describiendo lo que mas o menos creía identificar: "La Catedral de la Almudena", "Las Torres KIO"...
"¡Pues me gustaría conocer el Palacio Real,! y ser la primera de mi clase que lo conoce", esto es lo que me dijo Natalia. 
Comencé a pensar que al día siguiente podía ser una buena salida y que así se cumpliera su deseo.
El sábado por la mañana lo preparamos todo (gorras, agua...) y salimos con nuestro coche y el famoso Tom-Tom rumbo a la Calle Bailen. Con paciencia y sorteando calles y calor llegamos cerca de nuestro destino, pudiendo aparcar facilmente (¡que raro!). Nos encontrábamos justo delante de la "Real Basílica de San Francisco el Grande" en la zona conocida como Barrio de la Latina, en la Gran vía de San Francisco.


A su lado izquierdo se encuentra el "Parque de la Dalieda de San Francisco el Grande" concebido como zona verde dedicada en exclusiva al cultivo de Dalias. En él encontramos el Grupo escultórico de "San Isidro Labrador" obra de Santiago Costa.




Una vez visitado el Parque seguimos nuestro camino sin poder visitar la Real Basílica ya que en ella se estaba celebrando una boda. 
Así llegamos al Viaducto, obra de Fernandez de los Ríos, que une la zona el Palacio Real con la de la Real Basílica. Desde este Viaducto han llevado a cabo sus desafortunados deseos innumerables suicidas y para evitar esto sus lados están protegidos con extensas mamparas que impiden el acceso al precipicio.
A pocos metros de cruzarlo ya podemos ver la "Catedral de la Almudena" bajo la cual existe una "cripta" o iglesia subterránea neorrománica. La "Almudena" es un templo de exterior neoclásico e interior neogótico.


 Accedemos a su interior a través de una puerta de la "Fachada de la Calle Bailen "que también posee una Puerta de Bronce obra del escultor Sanguino. En esta fachada están las estatuas de San Joaquín y Santa Ana, padres de la Virgen María, obra de José Luis Pares. Frente a esta fachada se encuentra la Plaza de Juan Pablo II, con una estatua de este Papa de más de 3 metros. También podemos visitar, si sus "desatentas" dependientas nos lo permiten, una tiendecita de recuerdos, aunque el recuerdo que nos llevamos de ellas no es nada bueno, (solo les faltó cerrarnos las puertas en la cara porque su horario había concluido).
Una vez en su interior, y tras dejar un pequeño donativo podemos observar todo su esplendor: frescos, vidrieras, la Girola, la Virgen de la Almudena.....
Una vez recorrido su interior  hay que volver a salir por la Fachada de Bailen ya que la Fachada principal que da a la Explanada de la Almudena (frente al Palacio Real) esta cerrada.


Tras salir de nuevo a la Calle Bailen llegamos a la Explanada de la Almudena , viendo a la izquierda la Fachada Principal de la Almudena y a la derecha la "Plaza de la Armería del Palacio Real".


En el Palacio Real se nos presentaban dos opciones, una era hacer la visita completa y guardar una larga cola o bien entrar y ver la tienda y la "Plaza de la Armería" rodeada por alas del palacio, para lo cual no hace falta sacar entrada.. Y esto último fue lo que hicimos, postponiendo la visita interior para otra ocasión.

  
 Natalia había cumplido su deseo, vio el "Palacio Real" y también "La Almudena". Todos pasamos una mañana feliz y divertida y volvimos a casa de la abuela para comer.
Publicar un comentario